Gestión del riesgo de mercado y VaR

Publicado el Domingo 17 Marzo 2019 en #riesgodeinversion por Fabio Andrés Villafañe Sánchez (@TT_favillafanes)

Si te gusta, compártelo!


GESTIÓN DEL RIESGO DE MERCADO Y VAR

El riesgo de mercado afecta tanto a los activos de renta fija como a los de renta variable, existe una falsa creencia de que los rendimientos en la inversión en títulos de renta fija son lineales y fijos (valga la redundancia), pero esto no es necesariamente así, pero abordaré ese tema en otro artículo.

El riesgo de mercado es básicamente el riesgo de que el mercado se mueva en dirección opuesta al deseado, incurriendo así en pérdidas financieras, como consecuencia de mantener una determinada posición en el mercado o un movimiento adverso en las variables financieras, como pueden ser los tipos de interés, tipo de cambio, etc.

Es responsabilidad del inversor la adecuada identificación y administración de los riesgos de mercado con base en sus objetivos, esto se logra con una comprensión del ambiente externo y de las características particulares de cada uno de los activos financieros en los que tenga inversión; existen muchas variables que pueden representar riesgos para el inversor, entre ellas podemos mencionar: precios de las acciones e índices, curva cupón cero y ETTI para la renta fija, ratings y diferenciales de crédito, entre otras.

Dentro de todos estos riesgos, el inversor de los mercados financieros puede identificar, a manera general, los factores de riesgo más importantes que pueden aumentar el riesgo de crédito:

Riesgo de tipo de cambio: Es el riesgo derivado de mantener posiciones abiertas en diferentes divisas extranjeras, existe el riesgo de una pérdida de valor de mercado del portafolio como consecuencia de una variación en los tipos de cambio.

Riesgo de tasas de interés: Es el riesgo derivado de mantener activos y pasivos con diferentes fechas de vencimiento, por lo cual el valor de la cartera se verá afectado por un cambio en los tipos de interés en un determinado periodo.

Riesgo de mercado accionario: Es el riesgo derivado de invertir en acciones o índices, el cual genera una exposición de la cartera a la evolución de los precios de determinadas acciones o índices.

Riesgo de volatilidad: Es el riesgo derivado de los activos financieros que contienen opcionalidad, su precio se deriva de la volatilidad percibida en el subyacente (entre otras cosas).

Gestión del riesgo

La gestión del riesgo se realiza mediante la implementación de procesos, que permitan crear escenarios hipotéticos del comportamiento de los factores de riesgo, primeramente, se identifican los factores, posteriormente se procede a cuantificar los niveles de impacto y ocurrencia de los diferentes escenarios con base en la información recolectada de diferentes fuentes, y con base en los resultados de lo anterior, se toman decisiones de cara a los objetivos del inversor.

Una herramienta utilizada para la gestión del riesgo es la metodología denominada Valor en riesgo o VaR por sus siglas en inglés.

 

VaR

Es una herramienta que permite observar, de manera resumida y cuantificada, una medida de riesgo de mercado, se interpreta como:

La pérdida máxima esperada.

Dentro de un horizonte temporal.

Con un nivel de confianza en términos porcentuales.

Bajo condiciones normales de mercado.

Se puede distinguir entre VaR absoluto, es decir, la cantidad absoluta de riesgo, y VaR relativo, es decir, en términos porcentuales.

El horizonte temporal lo define de manera independiente el inversor, pero se debe tener presente, que es recomendable que el horizonte temporal que se escoja sea el mismo que el de la información histórica manejada.

De igual manera, el nivel de confianza lo define el inversor, de acuerdo al nivel de incertidumbre y volatilidad que esté dispuesto a soportar, por lo general, los niveles de confianza más utilizados son 95%, 99% y 99.9%; por otra parte, es necesario calcular previamente el rendimiento medio y la desviación estándar en el horizonte temporal definido del activo o cartera en cuestión, con base en la información anterior se puede usar la tabla Z de estadística para poder relacionar los niveles de confianza dentro de una distribución normal, con la proporción en términos de desviaciones estándar.

Finalmente, el VaR considera la distribución de riesgos bajo condiciones normales de mercado, por tal motivo, es necesario depurar aquella información que no sea considerada esperada bajo condiciones normales de mercado, un ejemplo de información anormal puede ser el BREXIT del año 2016 para el mercado de divisas o las operaciones bursátiles especiales en el mercado accionario; también es necesario (pero mucho más complejo) depurar aquella información histórica que no sea considerada confiable (por ejemplo, para los tiempos actuales, la información del año 1995 no goza del mismo nivel de confianza y tratamiento que la información de las últimas semanas).

Su interpretación es: “Existe una probabilidad de (nivel de confianza) de que la perdida de la inversión no superará los (perdida máxima esperada) en los siguientes (horizonte temporal)”

Ejemplo práctico del VaR

El US Index, con base en sus precios de cierre históricos entre el 03/01/2013 y el 22/06/2018 ha presentado una variación promedio diaria de +0,0116% y una desviación estándar de 0,4426%, y un inversor desea saber cuánto es la perdida máxima diaria que podría asumir con un nivel de confianza de 99% en caso se posicionarse en este activo financiero.

Lo primero es calcular el nivel de confianza, en términos de desviaciones estándar, para ello podemos sacar la información de la tabla Z de estadística, de igual manera esta variable se puede calcular en Excel con la función “DISTR.NORM.ESTAND.INV(probabilidad)”, para este caso en el 99% de los casos el precio se moverá por debajo de 2,3263 desviaciones estándar.

Posteriormente se multiplica el resultado del nivel de confianza con la desviación estándar, para obtener la volatilidad máxima en el 99% de los casos: 0,4426% x 2,3263 = 1,0296%, si el inversor desea puede obtener el valor absoluto multiplicando el valor del portafolio por el porcentaje de pérdida anteriormente calculado.

Después, al rendimiento medio se le resta la volatilidad máxima: 0,0116% - 1,0296% =-1,0184%

Y finalmente, para obtener el riesgo promedio en el tiempo, se le saca la raíz cuadrada al mismo (en este caso solo es 1 día).

En resumen, de todo lo anterior tenemos:

 (M - (NC x DE)) x √(N)

Donde:

M: rendimiento medio esperado de la inversión

NC: nivel de confianza, en términos de desviaciones estándar

DE: desviación estándar del activo

N: periodo de tiempo a calcular de la inversión

(0,0116% - (0,4426% x 2,3263) x √(1) = - 1,0184%

La interpretación es: el inversor tiene un nivel de seguridad de 99% de que su inversión no perderá más del 1,0184% en un día.

Si te gusta, compártelo!

1 Respuestas

  1. @TT_favillafanes 184 días
    He publicado un artículo titulado "Gestión del riesgo de mercado y VaR" sobre #riesgodeinversion en mi perfil de Tradertwit. Leélo aquí.